OLAS PARA TODOS EN EL ENTORNO DE LISBOA

Toda la costa portuguesa es un destino perfecto para la práctica del surf y la capital del país no es una excepción. A muy poca distancia del centro de Lisboa, la zona de Cascais ofrece unas condiciones perfectas para divertirse cogiendo olas de forma segura. Playas como la de Carcavelos, con mareas predecibles, son una gran opción incluso para los que no cuentan con demasiada experiencia sobre la tabla.

En el entorno de Lisboa se encuentra también la primera Reserva de Surf de Europa y la segunda del mundo. El pueblo costero de Ericeira es solo un ejemplo de las excelentes características para la práctica de este deporte con las que cuenta la capital portuguesa. Aquí se dan cita miles de surfistas cada año, buscando aprovechar la gran variedad de olas que ofrece la zona. De hecho, de la Praia dos Coxos se dice que cuenta con el mejor oleaje de todo Portugal.

Además, a pocos kilómetros de la ciudad también es posible acudir a competiciones del más alto nivel, como el Rip Curl Pro Portugal – Peniche, un evento de gran prestigio internacional que se celebra anualmente en la Playa Supertubos.

Ya sea como espectador o animándote a subirte a la tabla, Lisboa es un destino en el que te resultará muy sencillo disfrutar de este deporte de moda.

Surf Porto
Portugal, paraíso surfero

Con más de 850 kilómetros de costa, Portugal es un país perfecto para la práctica del surf. Con viento favorable y sol a lo largo del año, pocas costas en el mundo ofrecen tantos lugares idóneos para coger olas a tan poca distancia los unos de los otros.

El océano choca contra la costa portuguesa y en el fondo marino de muchas playas se forman cañones de rocas, que incrementan el tamaño y la fuerza de las olas. Desde las gigantes más famosas, como las de Nazaré, buscadas por los surfistas más intrépidos como Garrett McNamara, hasta las aptas para todos los públicos y niveles, en Portugal es poco habitual que las condiciones del mar no acompañen para disfrutar no solo del surf, sino también de otras modalidades como el bodyboard, el windsurf, el kitesurf o el paddlesurf.

Oporto no es una excepción y a muy poca distancia del centro de la ciudad es posible encontrar playas en las que dar rienda suelta a la sed de olas. En Bluesock Hostels lo sabemos y por eso ofrecemos a nuestros huéspedes la oportunidad de iniciarse o perfeccionar sus habilidades sobre la tabla con jornadas de surf en Matosinhos, en colaboración con la escuela Onda Pura. Ya sea reservando nuestro Surf Camp o subiéndote al Surf Bus que sale periódicamente de nuestro hostel, no dejes pasar la oportunidad de aprovechar tu estancia en Oporto para disfrutar de las famosas olas portuguesas.